Revólver

A punto de cumplirse 20 años de existencia de Revólver, y alrededor de 27 desde que comenzara su carrera musical –primero con los rudos Garage y luego con los incisivos Comité Cisne–, Carlos Goñi hace tiempo que es uno de los nombres esenciales del mejor rock español.

Y lo es no sólo por esas dos décadas –que por sí mismas deberían ser un grado, o dos–, lo es por una discografía indiscutible que con este nuevo 21 Gramos alcanza la docena de discos, por un sonido netamente propio e identificable, por su independencia absolutaque le mantiene a cubierto de modas pasajeras, por atesorar uncancionero dorado e intenso que forma parte de la memoria musical de nuestro país –“Si es tan sólo amor”, “El roce de tu piel”, “Eldorado”, “No va más”, “Odio”, “Calle Mayor”, “Faro de Lisboa”–, por ser un enorme guitarrista que no alardea de ello, por cantar como quiere haciendo como que no tiene importancia, por ser el pionero con los “básicos” –formato al que ha recurrido hasta en tres álbumes y al que se adaptan perfectamente sus temas de cantautor rock–, porque en sus letras siempre habla de verdad y desde el corazón, porque ha conocido el éxito rotundo –a mediados de los años 90 llegó a lo más alto con esa imbatible trilogía que conformaronBásico, Eldorado y Calle Mayor– y, sin embargo, nunca se ha acomodado, algo que saben bien esas legiones de entregados seguidores que le han visto madurar en cada obra y que son los que sustentan, pues de ello se trata,  el mito de Revólver.

Revólver, en definitiva, lleva 20 años ofreciendo la mejor cara de un rock español que mima melodía y texto, que puede ser masivo sin descuidar ni por un segundo la calidad. Creciendo disco a disco.

21 GRAMOS, EL DISCO

Ahora, en 21 Gramos, Revólver/Carlos Goñi se presenta como elautor e intérprete consolidado que es, produciendo, dirigiendo y tocando él mismo casi todos los instrumentos. Subido al rock como género –porque en él todo es rock– pero elaborando sinuosos arreglos de cuerdas y vientos, buscando nuevas aventuras sonoras, dejándose querer por ritmos latinoamericanos tratados con tal equilibrio y sensatez que nadie podrá decir que esto es rock latino. Es rock español de primer orden. Rock con las orejas y la memoria abiertas a esa tradición de música popular que forma parte de nuestro ADN sonoro. Rock cantado con una intensidad e intención que por momentos producen escalofríos. Rock melódico en el que la producción está al servicio de la canción, y no al revés, desarrollando un sonido próximo pero completamente compacto. Rock plagado de detalles musicales, de arreglos para gente que sabe apreciar estas cos

condos for sale downtown miamiklBrokerprivate escorts in singaporemobile application developer salary

Related posts