Descubre el ahorro energético que ofrecen los LEDs

Las bombillas convencionales de halógeno se está convirtiendo en historia, ya que los fabricantes están dejando de producir este tipo de bombinas debido a que ahora existen con tecnología LED, que ofrecen un mejor rendimiento a un coste inferior.

A continuación te vamos a contar por qué debes adquirir luces LED y dejar en el pasado las bombillas convencionales.

Olvídate de bombillas convencionales y pásate al LED

– Su duración es mucho mayor. Una bombilla LED puede garantizar 45.000 horas de uso y hasta llegar a las 60.000 horas con un correcto uso.

– Más seguridad. El LED es mucho más seguro, ya que no contiene ni mercurio ni tungsteno. Como señalan desde Leonleds, las luces LED no contienen productos tóxicos y son 100% reciclables y ayudan a reducir la huella de carbono hasta un tercio.

Mayor ahorro energético. En la factura ahorrarás entre 50€ y 200€ de media.

Soportan mayor temperatura que las bombillas de halógeno, por lo que nos ahorra disgustos por sobre-calentamiento.

– Ofrecen un encendido instantáneo. Las bombillas de LED ofrecen un encendido al momento, punto a favor para estructuras o sistemas que requieren de su rapidez, así como semáforos, sistemas de tráfico, etc.

No emiten calor. Las bombillas LED son perfectas para evitar la calor por la luz, ya que no desprenden nada de calor. Por tanto reducen el consumo energético y por tanto nuestra factura. Aspectos que favorecerá al calentamiento global.

– Son regulables. Una ventaja más sobre el LED es debido a su regulación sobre la luz, la podemos ajustar a nuestras necesidades.

Protegen el medio ambiente y nuestra salud. Las luces LED son una fuente de luz monocromática, debido a que no genera luz ultravioleta ni tampoco infrarrojo. Reducen el índice de emisiones de CO2.

Mejor calidad de luz. Las bombillas LED tienen un alto índice de reproducción cromática. El I.C.R. es una medida en que mide la capacidad de iluminación que produce los colores de varios objetos, con su comparativa a la luz natural. El LED contiene de I.R.C. 90 frente a un 44 de las bombillas convencionales.

Instalación sencilla. Su instalación es muy fácil, para aquellos lugares complicados de cambiar la iluminación es un punto muy favorable.

– Ofrecen mayor resistencia. Al no contener ningún tipo de filamento en su interior, provoca que puedan soportar golpes y vibraciones sin llegarse a romperse, de lo contrario sucedería con las bombillas convencionales.

Nulo mantenimiento. Gracias a su vida útil de 50.000 horas de uso aproximadamente, nos garantizará rebajar el mantenimiento al ofrecer tanta vida útil.

Mayor espectro cromático. La iluminación LED va desde el blanco frío hasta el cálido o RGB, con aproximadamente 16 millones de colores posibles.

Tendremos luz directa. La luz LED es totalmente direccional, por lo que no tendremos reflexión per pérdida de luz. Ayudaremos a aumentar la aumentar la eficiencia y rentabilidad de las luminarias.

Conclusiones finales

Está más que comprobado que el uso de iluminación es LED tiene más ventajas, respecto a todas las bombillas convencionales. Ya que a parte de ofrecer una disminución de nuestra factura de luz, tendremos ciertas ventajas considerables.

Related posts

Leave a Comment