¿Qué diferencias ha experimentado el alumbrado público en los últimos años?

Diferentes estudios han demostrado que aproximadamente, el 20% de la energía que se consume en una ciudad, está directamente ligado consumo generado por el alumbrado público. Una enorme cantidad que ha hecho que los ayuntamientos de las ciudades tengan que tomar medidas y soluciones al respecto, ya que el gasto de este consumo energético ha superado todos los límites.

Esto les ha llevado a apostar directamente por la tecnología LED, ya que la iluminación LED es capaz de ofrecernos un ahorro de hasta un 80% respecto a las bombillas convencionales que consumíamos hasta hace no demasiado tiempo. Tal es el ahorro económico que ofrecen los LED, que a día de hoy pocas son las ciudades que cuentan con luminarias convencionales en sus alumbrados públicos, puesto que prefieren apostar por las mejores tiras de LED ante las múltiples ventajas que ofrecen.

La relación entre la iluminación LED y el alumbrado público

Una de las principales ventajas que hay que destacar al hablar de los LEDs en relación al alumbrado público, no es otra que la posibilidad de regular tanto su encendido como su apagado, algo que resulta muy eficaz a la hora de reducir el consumo energético, especialmente a determinadas horas de la noche, cuando ya no es necesario contar con todas las luminarias encendidas.

A esto hay que sumarle que la tecnología LED cuenta con la función parking, que es la que se aplica en la mayoría de aparcamientos o parques de vehículos, que hace que la iluminación se active con el movimiento, consiguiendo un importante ahorro energético muy a tener en cuenta.

Claro esto, la idea de los ayuntamientos no es otra que tratar de ofrecer la máxima luminosidad, únicamente en aquellos momentos del día en los que sea realmente necesario, reduciéndola cuando no haga falta. Con estas alternativas, se puede ahorrar hasta un 10% de la energía total.

Y a todas estas ventajas hay que sumarle que la tecnología LED es altamente responsable con el medio ambiente, puesto que apenas genera un impacto negativo. Hay que tener en cuenta que las bombillas LED son fabricadas con materiales reciclables, a lo que si le sumamos su bajo consumo energético, colaboran enormemente con la preservación de la contaminación lumínica.

Por último, queremos hablar de la duración, y es que hasta hace poco tiempo uno de los elementos que más preocupaba en cuanto a la utilización de bombillas en el alumbrado público, era la duración de dichas bombillas, ya que al estar en la intemperie, se estropeaban mucho antes, y había que renovarlas con mucha frecuencia, quizá demasiada.

Esto con la tecnología LED ya no es un problema, puesto que las bombillas LED se han diseñado para que apenas necesiten mantenimiento, pudiendo llegar a durar hasta 15 años sin ningún problema, llegando incluso a los 20 o 25 años en algunos casos.

De modo que cuando hablamos de las diferencias que ha experimentado el alumbrado público en los últimos años, tenemos que centrarnos en la tecnología LED, ya que todos esos cambios están estrechamente ligados a esta nueva tecnología que cada día está más presente en nuestras vidas.

Related posts

Leave a Comment