¿Qué prefieres para el verano: casa y hotel rural?

Seguro que estás pensando ya en dónde pasarás tus vacaciones de verano, si es que no lo has decidido ya. Hay personas que eligen disfrutar estos días vacacionales visitando grandes capitales, con museos y monumentos arquitectónicos, mientras que otras ansían escapar de la ciudad. Si eres más de aquellos que sueñan con escaparse al campo y gozar de la naturaleza y la tranquilidad, el turismo rural es el plan perfecto para ti.

¿Por qué elegir una casa o un hotel rural?

Elegir un destino rural para pasar las vacaciones implica un concepto totalmente distinto de lo que comúnmente se entiende como “viajar” y supone el aprecio por localidades menos pobladas y alejadas de las grandes ciudades. En un país como el nuestro, el turismo rural se ha convertido en una oportunidad de crecimiento y rehabilitación para esas zonas menos pobladas, muchas veces deprimidas económicamente. Para la gente que vive en áreas urbanas, el turismo rural es una forma de acercarse a la naturaleza y a los orígenes del ser humano, algo con lo que muchos han perdido contacto.

Un hotel o una casa rural es, además, un destino perfecto para familias con niños. Por ejemplo, muchos hoteles en Cantabria, ofrecen numerosas actividades y lugares que visitar con los más pequeños de la casa, como el Parque de Cabárceno o la cueva de Altamira. Muchos niños criados en ciudades nunca han estado en el campo, y viven en total desconexión con el mundo no urbano. Llevarlos a una casa o un hotel de turismo rural les da la opción de conocer otras formas de vida y entornos.

Escapar del estrés de la ciudad

Además de ponernos en contacto con la naturaleza, el turismo rural nos da la posibilidad de olvidarnos por un tiempo del estrés de nuestras vidas diarias, el trabajo y el bullicio de las zonas urbanas. Respirar aire puro y caminar entre la naturaleza solo puede traer cosas positivas para nuestra salud. Además, en muchas zonas de turismo rural se pueden hacer rutas de senderismo, de bicicleta e incluso actividades como escalada, paseos a caballo, piragüismo y otros deportes de aventura.

Otra ventaja del turismo rural es su precio, por lo general bastante económico. De hecho, la relación calidad precio es por lo general inmejorable, ya que por una cantidad muy razonable se puede disfrutar de una estancia en bonitos edificios especialmente rehabilitados para ser casas de turismo rural. No hay que olvidar tampoco que si apostamos por el turismo rural estaremos apoyando la economía del lugar en el que pasemos nuestras vacaciones. Esto es importante porque, para muchas zonas de España, el turismo rural es una de las principales fuentes de ingresos.

Por último, el turismo rural tiene como ventaja el ser una opción idónea para todas las épocas del año. En los meses de frío podemos divertirnos con la nieve y actividades como el esquí, mientas que en los de verano, otoño y primavera tenemos la opción de realizar de diversas actividades al aire libre, disfrutando al mismo tiempo de los bellos colores de la vegetación característicos de cada estación.

Related posts

Leave a Comment